DUELO Y MELANCOLIA

PorGema Sancho

DUELO Y MELANCOLIA

¿Qué es el duelo?

Es un proceso doloroso normal, producido por la pérdida en la realidad de un objeto deseado, amado, produciéndose una sensación de desamparo. Algunos rasgos característicos son: un talante dolido, falta de interés por el exterior, a no ser que ese exterior recuerde lo perdido, etc.

El yo tiene que realizar un gran esfuerzo para llevar a cabo el doloroso proceso de despegar el deseo del objeto amado y perdido.

La libido objetal no encuentra ya ese objeto al que iba unida apareciendo una añoranza de él.

El duelo es un proceso que se prolonga más o menos en el tiempo, este tiempo va a depender de cada persona, de sus características, en este proceso el yo va aceptando la pérdida del objeto en la realidad. En su transcurso el yo va retirando el deseo de los recuerdos, de los rastros, de los momentos, que recuerdan al objeto.

Este proceso que puede ser largo lo llamamos trabajo del duelo y depende de su evolución diremos que el duelo está resuelto o se ha convertido en un duelo patológico.

Por lo general con el tiempo el dolor se va mitigando hasta casi desaparecer, dejando como recuerdo en el yo un rasgo, o una identificación, con algo que pertenecía al objeto.

Así pues, es importante el reconocimiento de la pérdida del objeto en el exterior, en la realidad, para que el yo del sujeto pueda realizar el trabajo del duelo, desprendiendo la libido de los recuerdos que la ligaban al objeto perdido, de manera que el yo vuelva a ser libre.

Melancolía

La melancolía sigue siendo una afección difícilmente clasificable, tanto para la psiquiatría como para el psicoanálisis. Unas veces se diferencia de la psicosis maniaco depresiva y otras es asimilada a ella, otras veces la encontramos bajo la denominación de “depresión endógena”, el DSM III, considera la melancolía como una subcategoría de la “depresión mayor” y remite a los criterios de psicosis maniaco – depresiva.

Freud en Neurosis y Psicosis 1924 incluye la melancolía en la categoría de “neurosis narcisista”.
La sintomatología es similar a la del duelo: desazón, pérdida de interés por el mundo exterior, incapacidad para amar, inhibición generalizada, gran disminución de la autoestima, autorreproches y una expectativa de castigo que puede llevar al suicidio.

En la melancolía es de destacar la rebaja de la autoestima, lo que nos habla de una perdida en el yo, en su valor, para el propio sujeto.

La melancolía puede ser una reacción frente a la pérdida del objeto amado pero también puede aparecer por una pérdida más ideal.

Podría decirse en palabras de Freud que el melancólico “sabe a quien perdió pero no lo que perdió en él” objeto.

El yo del melancólico desaparece anulado por el objeto.

Duelo y melancolía. S. Freud (1917 [1915]) es el trabajo fundamental sobre este tema.

About the author

Gema Sancho author

Deja un comentario