LOS SÍNTOMAS

PorGema Sancho

LOS SÍNTOMAS

¿Qué son los síntomas?

A veces se confunde el síntoma con la enfermedad, se toma una manifestación externa como si fuera una enfermedad.

Una fobia por ejemplo se puede pensar como una enfermedad cuando no es nada más que la manifestación de un conflicto psíquico inconsciente.

Los síntomas nos indican que algo ocurre, igual que el dolor de muelas es la manifestación de que tenemos un problema dental.

A partir de 1892, para Freud, el síntoma adquiere un sentido totalmente distinto a partir de escuchar los síntomas conversivos que las histéricas que trataba, le decían padecer. Hasta entonces en estos síntomas, que la mayoría consideraba una simulación, un fingimiento, él ve una expresión del inconsciente y que tienen un significado.

Podríamos empezar diciendo que, el síntoma, es aquello que se ve, lo que se manifiesta, de una enfermedad que es invisible.

En nuestro caso diremos que es la manifestación de un conflicto psíquico que desconocemos.
El síntoma es una formación de compromiso, también podríamos decir que es una formación sustitutiva, que adopta el inconsciente para ser admitido por el consciente pudiendo aparecer en el cuerpo o en el psiquismo, sustituyendo el contenido inconsciente.

Siguiendo a Pierre Fedida: Si esquematizamos las significaciones conferidas al síntoma a partir del psicoanálisis, diremos que:

  1. Es a la vez expresión e interpretación que hace el sujeto de un conflicto inconsciente.
  2. Define un equilibrio del sujeto mismo para sí mismo y en su relación con los demás, y realiza entonces una economía de resolución (patológica) de las tensiones.
  3. Es medio de comunicación, y define un sistema de intercambio entre el inconsciente del sujeto y el inconsciente parental (por ejemplo, la enuresis del niño y la ansiedad de la madre)

P. Fedida. Diccionario de psicoanálisis.

El sujeto digamos que “elige” el síntoma que mejor represente y satisfaga al conflicto psíquico.

Por lo dicho anteriormente en una psicoterapia psicoanalítica no se tratara tanto de centrarnos en la eliminación del síntoma sino en entender su significado y acceder al conocimiento del conflicto inconsciente.

Sería arriesgado centrarnos en el síntoma y eliminarlo, por ejemplo una fobia, puesto que el conflicto psíquico seguiría ahí y buscaría otra manera de expresarse haciendo otro síntoma seguramente menos adecuado que el eliminado.

A través de la cura psicoanalítica, conforme se vaya desvelando y elaborando el conflicto, el síntoma perderá su sentido y si todo va bien desaparecerá ya no será necesario.

About the author

Gema Sancho author

Deja un comentario